Llámanos al 93 250 06 15

Sectores



INDUSTRIA PESADA E INDUSTRIA METALÚRGICA

Las aguas residuales habituales en este tipo de industrias, que recircula la mayor parte, corresponden a las aguas amoniacales de coquería, las purgas de los circuitos de lavado de gases de altos hornos y de convertidores de oxígeno, y los efluentes de laminación en frío.

Estos tipos de residuos tienden a tratarse en la actualidad mediante la aplicación de tecnologías destructivas.

Los procesos de oxidación química son importantes en el tratamiento de aguas contaminadas con metales y tóxicos inorgánicos. También son muy importantes en el tratamiento de muchos residuos orgánicos, como fenoles, pesticidas, aminas, mercaptanos y clorofenoles. En los procesos de oxidación química se utilizan diversos oxidantes como el cloro, el peróxido de hidrógeno, el ozono, el permanganato potásico, etc.

Las operaciones de precipitación y sedimentación química, llevadas a cabo de manera independiente o en combinación con reacciones de oxidación-reducción, se utilizan ampliamente para la eliminación de metales. 

Los agentes de precipitación habitual son: cal, sosa cáustica y sulfuros.

También se emplean carbonatos de sodio y de calcio para metales cuando su solubilidad correspondiente, dentro de un intervalo de pH, no es la suficiente para acudir a este tratamiento.

Una variante de la operación de precipitación es la precipitación electrostática.

La sedimentación puede ser sustituida por una filtración dependiendo del metal a tratar, así para el caso de retirar zinc, la precipitación química con cal se acompaña de una filtración en lechos de arena.

Para retirar cadmio, níquel o plomo suele adicionarse en la etapa de precipitación con cal un agente de captación para estos compuestos que está formado de silicatos, carbonatos  y fosfatos de metales alcalinos.  Esta adición además de obtener mayores rendimientos favorece la decantación.

Si se pretende retirar Zinc, Hierro, Cobre o Manganeso la cal empleada en la precipitación se puede sustituir por óxido de magnesio.

Para la eliminación de metales pesados en disoluciones diluidas resultan aplicables los sistemas de intercambio iónico.  Las resinas que se emplean son resinas de intercambio catiónico, que se clasifican en fuertemente o débilmente  ácidas.

La ósmosis inversa constituye una alternativa para la eliminación de metales de corrientes residuales de bajo caudal.

Las reacciones químicas de oxidación-reducción se emplean para reducir la toxicidad o la solubilidad, o para transformar una sustancia en otra más fácilmente manipulable.

En cualquier caso no dude en ponerse en contacto con nosotros para que podamos realizar un estudio de sus aguas, proponiéndole una solución óptima configurada por nuestros ingenieros de O+depurnord.

Contacta con nosotros