Llámanos al 93 250 06 15

Sectores



INDUSTRIA CONSERVERA

Dentro de las conserveras tenemos varios tipos: las conservas vegetales y las conservas animales, o en su mayoría de pescado. En ambas tenemos experiencia y soluciones que se adaptan a cada cliente, teniendo en cuenta las diferencias de cada caso y de cada tipo de conservera.

Si bien desde el punto de vista cualitativo las características del vertido generado por  la elaboración de conservas vegetales es similar, con independencia del producto elaborado (carga orgánica de origen vegetal y sales procedentes de la propia materia prima o de ciertas fases del proceso de elaboración) difieren muy significativamente desde el punto de vista cuantitativo. Se puede llegar a DBO5 de 7.000 ppm aunque suelen rondar los 3.000 ppm.

En el caso de las conserveras de pescado la carga contaminante del efluente depende,  entre otros factores,  del tipo de pescado que se está procesando. La carga que se genera a partir de la transformación de especies de pescado azul es, en general, mayor que la producida a partir de especies de pescado blanco, debido al alto contenido en grasas de las primeras ya que las especies de pescado azul normalmente no se evisceran en los barcos de pesca.

Las aguas residuales contienen altos niveles de materia orgánica debido a la presencia de aceites y grasas, proteínas y sólidos en suspensión. También puede contener niveles altos de fosfatos, nitratos y detergentes.

La corriente de agua residual puede contener recortes carnosos, espinas, y sustancias solubles de las vísceras. Estas aguas residuales también pueden presentar concentraciones elevadas de grasas y proteínas de los baños de cocción.

Las concentraciones de DQO son muy altas y pueden llegar a 10.000 o 15.000 ppm. La DB05 y los SS, así como los aceites y grasas también son elevados.

Contacta con nosotros